10 de jun. de 2012

Unidades SSD PCI Express hasta 21 veces más rápidos que los modelos SATA

OCZ-Z-Drive-PCIe-_2012-robi_wm

Por mucho que las memorias NAND Flash avancen y las controladoras SSD sean cada día más eficientes, estamos llegando a un límite infranqueable en lo que se refiere a la velocidad de transferencia de las unidades de estado sólido, al estar rondando el límite de ancho de banda de los puertos Serial ATA III, fijado en 6Gbps, o 600MB/s — aunque 6 Gigabits sean 750 Megabytes, este máximo físico teórico no es alcanzado por los puertos — Para saltarse este límite que está impidiendo el desarrollo más rápido del almacenamiento Flash sin tener que esperar a una nueva evolución de la interfaz Serial ATA, OCZ y Marvell se han propuesto “cambiar” de formato, y han comenzado a mostrar en el Computex la nueva generación de unidades SSD PCI Express Kilimanjaro, que prometen un rendimiento muy superior al de sus homólogas SATA.

El concepto ya se ha puesto en práctica por otros fabricantes, e incluso por la propia OCZ, pero la idea tras Kilimanjaro es la de traer este tipo de unidades a un gran abanico de consumidores, no sólo los de tipo profesional que pueden permitirse desembolsar lo que usualmente las unidades PCI Express de alto rendimiento llegan a costar.

Si con Serial ATA III estamos físicamente limitados a un ancho de banda máximo de 6 Gigabits por segundo, la capacidad de los puertos PCI Express 2.0 nos permite hacer uso de hasta 16 canales de 5Gbps funcionando simultáneamente, o lo que es lo mismo, un total de 80Gbps (8GB/s) que permitirán explotar al máximo la velocidad de las memorias NAND Flash más avanzadas sin cuellos de botella. Pero lo bueno no acaba ahí; las unidades SSD OCZ-Marvell también serán compatibles con la última especificación de la interfaz, PCIe 3.0, que permite utilizar un total de 16 canales de 8Gbps, consiguiendo un máximo de hasta 128Gbps, más de 21 veces la velocidad de los puertos Serial ATA más modernos. Incluso utilizando un sólo canal en los puertos PCIe más sencillos, el ancho de banda seguiría siendo hasta un 33% más rápido que el de los SSD SATA III.

El fabricante ha anunciado que las unidades se encontrarán en tres formatos distintos, Mini PCIe, PCIe 2,5 pulgadas y PCIe de tamaño completo, con lo que en principio estarían disponibles tanto para equipos de sobremesa como ordenadores portátiles indistintamente, pudiendo aprovechar el ancho de banda de la interfaz PCI Express en cualquier situación. A pesar del gran ancho de banda de estos puertos, cabe aclarar que las memorias NAND Flash actuales no están ni mucho menos cerca de poder explotar esa autopista disponible, aunque sí se podrá apreciar incluso desde los primeros modelos, un aumento significativo de la velocidad de transferencia.

  1. OCZ asegura que el modelo Mini PCIe podrá alcanzar hasta 500MB/s y un total de 50.000 operaciones de entrada/salida por segundo, aproximadamente lo que puede ofrecer un SSD actual dentro de la gama alta, lo que indica que utilizará un sólo canal PCIe,
  2. pero las primeras unidades en formato PCIe 2,5” podrán doblar esa cifra hasta 1.000MB/s, y 100.000 IOPS. Este parece el segmento de alto rendimiento para consumidores y profesionales, al que podrán acceder una gran parte de usuarios entusiastas a pesar de tratarse de productos de gama alta.
  3. Por último, el modelo de tamaño completo será la vanguardia de la nueva legión del almacenamiento sólido, con soporte para transferencias hasta 3 Gigabytes por segundo, con casi 2 millones de operaciones I/O, una cifra escalofriante sólo apta para servidores y estaciones de trabajo de gran presupuesto.